Deja un comentario

¿Quién escribe la historia de México? El caso de Elena Garro

safe_image

La historiografía en México se ha vuelto un dogma del cual pocos pueden comer. Es casi imposible cuestionar los datos duros inscritos en los libros oficiales y hay que mirar con cierta autoridad a quienes la escriben, por su buena labor de relaciones públicas o por el eco de ser flor de un día, para medios masivos o para editoriales exclusivas.

Como lector curioso, pero no especializado, encuentro, por decirlo de algún modo, inexactitudes puntuales que alguna vez fueron dichas por algún personaje cualquiera que, con el paso del tiempo y gracias a la pereza y a la indulgencia de los hacedores de la historia (¿o debo decir repetidores?) se perpetuaron como hechos ciertos,incuestionables y más verdaderos que la verdad.

Hay casos cuyo ruido es imposible no escuchar; como el de José Vasconcelos, el maestro de México, cuyo día en el que vino a la vida no se sabe, y no se sabe porque una fuente oficial dice que el 27 de febrero de 1882 y otra fuente, también oficial, dice que el 28 del mismo mes y del mismo año. Vaya usted a saber si alguna de las dos dataciones es cierta o si hay alguna tercera escondida por allá, en alguna parroquia perdida en Oaxaca o en un libro oficial escondido en un armario clausurado cuando la revolución. Quién sabe.

El de Elena Garro, por ejemplo, es imperdible, y más en estos días, cuando tantos escriben acerca de ella para cumplir con el rito de dar la nota. En la copia certificada del acta de nacimiento emitida por el gobierno de Puebla con número de folio 162067 se apunta que Elena Delfina Garro Navarro, hija de José Antonio Garro y Esperanza Navarro, fue presentada el 7 de febrero de 1917 ante el registro civil para hacer constar que la recién nacida vio la luz el 11 de diciembre de 1916 (el acta original dice: “11 DE DICIEMBRE PRÓXIMO PASADO”).

Pues bueno, la misma Garro afirmó que, al contraer nupcias con Octavio Paz el 25 de mayo de 1937, tenía tan solo 17 años, ya que había nacido en 1920, y que el poeta, junto a algunos de sus amigos, presentaron un documento falsificado para que la unión fuera válida, o pasara por válida.

No soy un experto en estadística pero, si el acta dice lo que dice y Garro nació cuando nació, entonces es imposible que haya tenido la edad que afirma en la fecha de su matrimonio. Más parece, con toda la pena que da decirlo, que la presunta edad de Elena, dicha por Elena y repetida por una estirpe completa de historiadores de escritorio, es producto de la vanidad femenina o del romanticismo de darle verosimilitud al cuento de escapar doncella con el poeta de México.

Quién sabe cómo se escribe la historia en México y qué de lo que hay es lo que se repite, pero ante las obviedades, valdría más detenerse a contar con los dedos.

Ejemplos de lo que aquí se afirma: Azteca NoticiasAnimal PolíticoMilenioEl UniversalProcesoEl FinancieroConacultaCrónicaQuiénTelevisaSin EmbargoExcelsiorNexos y muchos “medios informativos” más.

Revisión: Ángel Adame

Deja un comentario

“El señor magistrado” de Renato Leduc

renato leduc

Fiel a la vena irónica que siempre le caracterizó, el poeta y otrora estudiante de derecho Renato Leduc se decidió a escribir este poema a efecto de criticar los vicios más arraigados en la administración de justicia.

Si bien no compartimos su crítica tan generalizada, pensamos que es importante tener siempre en cuenta aquello en lo que no nos gustaría convertirnos. Dicho lo anterior, aquí el texto:

 El señor magistrado expedita expedientes

con criterio cretino pero afilados dientes.

Se delibera en pleno —sentenciase en privado

para halagar al rico y fregar al fregado.

Con la solemne toga y el birrete cuadrado

es un costal de mañas el gordo magistrado.

Obrero, campesino, pueblo desamparado

sólo fusil en mano no serás humillado…

¿Dónde está la Justicia…? Debajo de una mesa

contempla al magistrado que eructa y que bosteza.

Deja un comentario

“Decálogo de la norma y la ética profesional” de Carlos Arellano García.

norma

El maestro Carlos Arellano García destacó, tanto en la práctica docente como en su estancia en la judicatura, como una persona portadora de una integridad profesional a prueba de toda duda.

Así también, dedicó mucho de su tiempo al estudio de la conducta de los hombres, poniendo especial énfasis en la de los abogados, para ayudar a la consolidación de una de sus principales inquietudes: la posibilidad del bien común como parámetro de la vida en sociedad. Para hacer debido homenaje a su labor, nos dimos a la tarea de preparar el siguiente decálogo:

  • La doctrina es un conjunto de opiniones escritas, vertidas por los especialistas de la ciencia del Derecho, al reflexionar sobre los problemas conexos con la validez real, formal o intrínseca de las normas jurídicas.
  • La validez formal dependerá  de la declaración de obligatoriedad que se haga por el creador o los creadores de las normas jurídicas, para un lugar y una época determinados.
  • La validez real dependerá del acatamiento efectivo de la norma.
  • La validez intrínseca dependerá de la comparación que se haga entre la norma jurídica con los fines que el Derecho persiga y con los valores que pretenda realizar.
  • Las normas morales son unilaterales, lo que significa que frente al sujeto obligado no existe un sujeto pretensor que tenga capacidad para exigir el cumplimiento de la conducta indebida.  
  • La norma moral es incoercible, lo que significa que en caso de incumplimiento, no se produce la posibilidad de una coacción que pudiera obligar directa o indirectamente a ceñirse a la conducta establecida por la norma ética.
  • En lo que atañe a lo moral y a lo jurídico no hay inconveniente en que la norma jurídica absorba a la norma ética.
  • En la ética profesional, algunas normas morales han sido recogidas por el Derecho y tendrán las características de las normas jurídicas.
  • La ética profesional es el conjunto de reglas de conducta, de naturaleza moral, que tienden a la realización del bien, en el ejercicio de las actividades propias de la persona física dedicada al derecho.
  • Es deseable que los emolumentos des decorosos y suficientes para que se elimine totalmente la existencia de las dádivas.
1 Comentario

Cátedras extraordinarias

Nuestra Universidad instituyó las cátedras extraordinarias con el afán de ofrecer un incentivo en reconocimiento a los méritos académicos y al compromiso institucional de los maestros que las imparten, quienes reciben el nombre de recipiendarios y son elegidos por el H. Consejo Técnico de la Facultad que los proponga.

Cada una de dichas cátedras recibe un nombre distinto, con el objetivo de honrar a los maestros que abrieron brechas en sus respectivas áreas de estudio. Se entregan en una ceremonia solemne, y son una parte importante el patrimonio de esta Casa de Estudios.

Al día de hoy, sabemos de la existencia las siguientes:

Azuara Pérez, Leandro

Carrillo Flores, Antonio

Castillo Larrañaga, José

Cepeda Villarreal, Rodolfo

Cervantes Ahumada, Raúl

Cervantes Altamirano, Efrén

Cosío Villegas, Daniel

Chávez Lavista, Ezequiel A.

De la Cueva y de Rosa, Mario

Díaz Soto y Gama, Antonio

Flores Zavala, Ernesto

Fraga Magaña, Gabino

García Máynez, Eduardo

García Téllez, Ignacio

Garrido Díaz, Luis

Garrido Platas, Luis Javier

González Blanco, Salomón

González Uribe, Héctor

Juárez García, Benito

Noriega Cantú, Alfonso

Ojesto Martínez, Fernando

Ovilla Mandujano, Manuel

Pichardo Estrada, Félix

Preciado Hernández, Rafael

Reyes Heroles, Jesús

Rojina Villegas, Rafael

Sánchez Cordero, Jorge

Sepúlveda Gutiérrez, César

Serra Rojas, Andrés

Vázquez Rodríguez, Francisco M.

Vicencio Tovar, Abel

1 Comentario

Abogados que obtuvieron el Premio Universidad Nacional

1985 - Ignacio Medina Lima Investigación en Ciencias Sociales / Wenceslao Roces Suárez Docencia en Humanidades

1990 – Francisco López Cámara Investigación en Ciencias Sociales

1991 – Héctor Fix Zamudio Investigación en Ciencias Sociales

1992 - Andrés Serra Rojas por Docencia en Ciencias Sociales

1994 – Marcos Teodoro Kaplan Efron Investigación en Ciencias Sociales

1995 - Guillermo Floris Margadant Investigación en Ciencias Sociales

2000 – Jorge Alberto Witker Velázquez Investigación en Ciencias Sociales

2002 –  José Manuel Lastra Lastra Docencia en Ciencias Económicas y Administrativas

2005 – Raúl Carrancá y Rivas Docencia en Ciencias Sociales

2006 – Elvia Arcelia Quintana Adriano Docencia en Ciencias Económicas y Administrativas

2008 – Carlos Arellano García Docencia en Ciencias Sociales

2011 – José de Jesús López Monroy Docencia en Ciencias Sociales

Deja un comentario

Abogados en la Rotonda de las Personas Ilustres

En la Rotonda de las Personas Ilustres de nuestro país reposan personajes de gran importancia en la consolidación de la vida política, cultural y social. Entre todos ellos, hemos decidido traer a la memoria a los juristas que, en homenaje sus esfuerzos en aras de la formación del Estado y el fortalecimiento de las instituciones, yacen en ese lugar.

Esta es una oportunidad invaluable para revisitar las obras de aquellos hombres que se distinguieron por legitimar y poner el alto el oficio de la abogacía, poniendo especial énfasis en la correcta aplicación de la ley y la búsqueda de la justicia.

Ignacio M. Altamirano

Eligio Ancona y Castillo

Ponciano Arriaga

Joaquín Baranda

Gabino Barreda

Antonio Caso Andradre

Alfonso Caso Andrade

Salvador Díaz Mirón

Genaro Estrada

Ricardo Flores Magón

Manuel Gómez Morín

Juan José de la Garza

José María Iglesias

Sebastián Lerdo de Tejada

Vicente Lombardo Toledano

Ramón López Velarde

Juan Antonio Mateos

Gerardo Murillo Dr. Atl.

Amado Nervo

Melchor Ocampo

Pedro Ogazón Rubio

Manuel José Othón

Manuel de la Peña y Peña

José María Pino Suárez

Ignacio Ramírez

Miguel Ramos Arizpe

Alfonso Reyes Ochoa

Jesús Reyes Heroles

Vicente Riva Palacio y Guerrero

Miguel Ruelas Barrón

Justo Sierra Méndez

Jaime Torres Bodet

Jesús Urueta

Ignacio Luis Vallarta

Agustín Yáñez

Deja un comentario

Voz de Nuestros Juristas

El patrimonio más valioso de la Universidad son sus catedráticos, quienes día con día contribuyen a la formación de hombres y mujeres que en un futro tomarán las riendas de nuestro país.

Forjadores de talento, los profesores son la parte medular de esta Casa de Estudios, y sus conocimientos y experiencias el gran ejemplo que orientará a todos nuestros egresados cuanto en sus manos esté la responsabilidad de seguir engrandeciendo a México, y a ésta, su alma mater.

Por todo ello, el Instituto de Investigaciones Jurídicas desarrolló el proyecto Voz de nuestros Juristas, experimento memorioso e intelectual que nos permite incursionar en la vida íntima de estos grandes maestros:

1.-Victoria Adato Green

2.- Aurora Arnáiz Amigo

3.- Santiago Barajas Montes de Oca

4.- Beatriz Bernal Gómez

5.- Ignacio Burgoa Orihuela

6.- Jorge Carpizo

7.- José Dávalos Morales

8.- Néstor de Buen Lozano

9.- Pedro de Vega

10.- Jorge Fernández Ruiz

11.- Héctor Fix Zamudio

12.- Ignacio Galindo Garfias

13.- Sergio García Ramírez

14.- Agustín Alberto Gordillo

15.- Manuel Gutiérrez de Velasco

16.- Antonio Maria Hernández

17.- Olga Islas de González Mariscal

18.- José de Jesús López Monroy

19.- Jorge Mario Magallón Ibarra

20.- Rafael Márquez Piñero

21.- Raúl Medina Mora

22.- Marta Morineau

23.- Alfonso Nava Negrete

24.- Arcelia Quintana Adriano

25.- Emilio Óscar Rabasa Mishkin

26.- Ulises Schmill Ordoñez

27.- Fernando Serrano Migallón

28.- José Luis Siqueiros

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: