Looking for Something?
Menu

Bosque y playa

oregon-2

Por Deniss Villalobos:

Algo que detesto de estar enferma es que, a pesar de tener todo ese tiempo libre en la cama, lo que menos deseas hacer es leer. No puedes concentrarte, te arden los ojos, te quedas dormido de un momento a otro y los dos párrafos por los que logras pasar los ojos no tienen ningún sentido. Pero con la poesía es diferente. Los poemas que amas son fáciles de recordar, algunos incluso los conocemos de memoria. Volver a ellos en un mal momento ofrece cierta compañía, una que no estorba ni asfixia. Seguir leyendo

Aire en libertad, nuevo volumen dedicado a Octavio Paz

foto1

Por Ángel Gilberto Adame:

Ya somos todo aquello
contra lo que luchamos a los veinte años.

José Emilio Pacheco

El volumen Aire en libertad. Octavio Paz y la crítica, publicado en 2015 por el Fondo de Cultura Económica y coordinado por José Antonio Aguilar Rivera, reúne doce trabajos cuyo objetivo común es renunciar a “la conmemoración hagiográfica, repetición de loas y lugares comunes” para acceder a “la conversación que ejerce la crítica como punto de partida”. Dividido en cuatro secciones (“El poeta y la crítica”, “El mandarín”, “Historia y alteridad” y “El poeta y el liberalismo”), el libro es una síntesis de perspectivas acerca del poeta y de su biografía.

Entre los ensayos hay uno de Héctor Aguilar Camín, Octavio Paz: recuento personal[i]que amerita una opinión detallada. Luego de enumerar algunos álgidos desencuentros, Aguilar Camín narra su relación con Paz. Excusándose en su juventud e inexperiencia, matiza algunos de los señalamientos más severos que hizo contra Paz a raíz de los acontecimientos políticos de 1968 y 1971, entre ellos su “rechazo generacional a la desesperanza” del poeta. Aunque dice que sus comentarios no tuvieron respuesta, a lo largo de ese texto, Aguilar Camín perfila a un Paz vengativo y manipulador.

Con el ánimo de ejemplificar esas actitudes de Paz, Aguilar Camín cita un párrafo de un conocido texto de Antonio Alatorre, fechado en marzo de 1999, en el cual el filólogo narra las desavenencias que terminaron con su amistad. Resulta curioso que Aguilar Camín ponga tanto énfasis en esa querella, cuando uno de sus propios arranques liquidó su relación con Julio Scherer, como consta en las evocaciones del periodista, La terca memoria:

“Ya cerca de Aguilar Camín […] le extendí la mano. Aguilar Camín retrocedió lenta, pausadamente, y con el índice de su diestra, de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, y otra vez y otra, me dijo que no. […] Aguilar Camín no hablaba, ni falta hacía. Su dedo poseía la fuerza de una mentada de madre”.

De regreso a su escrito sobre Paz, Aguilar Camín recuerda lo ocurrido en 1984, luego de que los libreros alemanes dieron un premio al poeta y de que pronunciara el discurso en el que criticó con dureza a la revolución sandinista. En aquel entonces la opinión de Paz fue recibida con furia por buena parte de la izquierda mexicana, lo que culminó con la quema de una efigie del poeta, a manos de una turba enfurecida y a un par de cuadras de su domicilio. De acuerdo con Aguilar Camín, este incidente “ha sido pieza obligada en la descripción de Paz como un escritor asediado, en cierto modo perseguido, por la intolerancia de la izquierda mexicana”. Acto seguido insiste en que Paz era un hombre arbitrario y que ejercía un papel de jerarca de la inteligencia mexicana, aunque no sin repetir que el acoso en contra suya fue una exageración.

Para Aguilar Camín la tensa relación entre Paz y la izquierda se debió a que este último “no tuvo el cuidado, la destreza o la humildad de ejercer su crítica contra […] el socialismo recordando su fervor de muchos años por la Revolución de Octubre […]. No habló de eso con claridad sino en sus últimos años, particularmente en el texto Itinerario, de 1992. Ahí, y en Primeras Letras […] nos enteramos muchos de cuánto había creído Paz en la Revolución de Octubre y de las etapas de su desengaño”.

Por conveniencia o ignorancia —la primera más condenable que la segunda—, Aguilar Camín no menciona dos textos fundamentales que esclarecen la trayectoria ideológica de Paz, escritos en la década de los setenta. El primero, Polvos de aquellos lodos, publicado en Plural en marzo de 1974, es una valiente defensa de la integridad del intelectual ante la tentación utópica y una dura condena al totalitarismo, en la que se advierten las brechas que Paz debió cruzar para convertirse de simpatizante del marxismo en un disidente. El segundo es un poema, Pasado en claro, aún más explícito:

El muchacho que camina por este poema,
entre San Ildefonso y el Zócalo,
es el hombre que lo escribe:
esta página
también es una caminata nocturna.
Aquí encarnan
los espectros amigos,
las ideas se disipan.

El bien, quisimos el bien:
enderezar al mundo.
No nos faltó entereza:
nos faltó humildad.
Lo que quisimos no lo quisimos con inocencia.

En estos y otros ejemplos Paz exploró su desencanto. Hoy Aguilar Camín simula no haberlos leído entonces ni recordarlos ahora. Apunta: “Por lo que hace a la efigie quemada […] fue la ocurrencia de un grupo ultra que probablemente no había leído un libro de Paz”, un comentario que pareciera aplicable a su incompleta o malintencionada lectura.

Otro aspecto reiterado en el escrito de Aguilar Camín es el relativo al poder político de Paz. Es cierto que fue uno de los autores más importantes de su generación y el más reconocido, pero sus vínculos con el gobierno, mientras ocupó un cargo burocrático, fueron transparentes. Aguilar Camín, puestos a comparar, no sale tan bien librado, pues no precisó de cargos para recibir financiamientos de Carlos Salinas de Gortari, como apuntó Antonio Jáquez en un amplio reportaje (Proceso, febrero, 2001). Si bien es cierto que cualquier persona debe ser remunerada por prestar sus servicios, el incidente pasó de la suspicacia al bochorno cuando un Aguilar Camín suplicante, y después amenazador, pidió a Scherer que no se publicara el artículo en que se le exhibía. De nuevo en La terca memoria, Scherer evoca la conversación:

“—Ya no te ocupes del asunto, todo está aclarado.

“—A mí no me lo parece.

“— Somos amigos.

“—Éste es un asunto que nada tiene que ver con la amistad. La amistad tiene sus propios caminos.

“—Por eso.

“—No, Héctor.

“—Me perjudicas.

“—Yo no.

[…]

Hubo al final un tono seco: me arrepentiría”.

¿Se habrá arrepentido Julio Scherer de exhibir el subsidio que recibieron Nexos y su director, Aguilar Camín, del gobierno de Salinas? Si lo hizo, no lo dejó por escrito.

La conclusión de Aguilar Camín es predecible. Afirma que su admiración por Paz se mantuvo intacta a lo largo de los años, a pesar de sus desacuerdos intelectuales. En realidad, el texto sobre Paz le sirve al ensayista para mostrarse como un demócrata de avanzada y crítico del poder, en un afán de restañar su averiada integridad intelectual.

El tono de ajuste de cuentas impregna su discurso en todo momento. ¿Existe un paralelismo entre la trayectoria que Aguilar Camín atribuye a Paz y la suya propia? Los vicios que el novelista le imputa al poeta marcan más bien su propia biografía. Un hombre de izquierda ahora convertido en comentarista de televisión, amigo y beneficiario de un presidente, renuente al provecho que le acarreó vender ideas. Creo que Aguilar Camín ha envejecido mal, es sustancialmente inferior a su pasado y está, políticamente, a la derecha de Héctor Aguilar Camín.

[i] Una primera versión de ese texto, casi íntegra a la publicada en la compilación motivo de este artículo, apareció en Nexos bajo el título Mi querella con Paz.

Bergoglio mediador

bergoglio

Por Frank Lozano:

La inminente visita del Papa Francisco a nuestro país está generando diversas reacciones en los mexicanos. Algunos creen que es parte de una estrategia gubernamental para distraer a la opinión pública.

Desde dicha lógica, la visita del santo prelado se sincroniza con el show de la fuga del Chapo, en la que, por cierto, hoy se habla solamente de Kate del Castillo. Otros, en cambio, ven la visita papal como la coyuntura ideal para fortalecer su agenda y evidenciar al gobierno mexicano. Aquí salen a relucir los temas de Ayotzinapa, el deterioro de los derechos humanos, la muerte de periodistas, la desigualdad, el precio del petróleo y también la devaluación del peso. Seguir leyendo

El Burro que hackeó la flauta

The founder of secret-spilling website WikiLeaks Julian Assange is flanked by police officers as he leaves the court after making an appearance at Belmarsh Magistrates' Court in London, Tuesday, Jan. 11, 2011.  Assange is in court Tuesday for a procedural hearing which lasted for only about 10 minutes, as part of his fight to avoid extradition to Sweden on allegations of sex crimes.  (AP Photo/Lefteris Pitarakis)

Por Oscar E. Gastélum:

“The spirit of Assange’s campaign is misogyny and reaction. Its methods are conspiracy theories and contempt for due process. Its human costs include heaping calumnies on his alleged victims. What a man, what a cause—and what a disgrace”.

Oliver Kamm

¿Quién vigilará a los vigilantes?

Juvenal

El viernes pasado un panel de la ONU puso el prestigio de esa valiosa y frágil institución en riesgo al llegar a la delirante conclusión de que Julian Assange, infame  fundador de WikiLeaks, es víctima de una “detención arbitraria” perpetrada a dos manos por la justicia británica y la sueca. El juez ucraniano Vladimir Tochilovsky, lúcida voz discordante en esa bochornosa resolución, encapsuló a la perfección el pasmo generalizado provocado por la sentencia de sus colegas al preguntarse cómo podría ser posible que un prófugo de la justicia, que decidió voluntariamente esconderse en una embajada para evadir a las autoridades, sea al mismo tiempo la inocente víctima de una “detención arbitraria”. Un sinsentido imposible de cuadrar. Seguir leyendo

Sísifo. El incomprendido

Sísifo

Por Nerea Barón:

Like any dealer he was watching for the card

that is so high and wild

he’ll never need to deal another

Leonard Cohen, The Stranger Song

De la firme convicción de que los conocimientos están diseñados para que uno pueda guardárselos en el bolsillo nacen mis mejores atributos y mis mayores terrores. Durante toda mi infancia la acumulación fue mi fantasía más recurrente: si acumulaba suficiente información (suficiente sabiduría), podía llegar a la vida adulta con un escudo férreo que me protegiera de todos los malentendidos, de todas las discusiones insulsas y los falsos problemas; de todo lo humano humaneando: la voz alzada, los aspavientos incomprensibles y el llanto que veía en mi mundo desde una esquina, chiquita como mi cuerpo. Seguir leyendo

La Escuela Nacional de Jurisprudencia en 1912-1913

Derecho

A continuación presentamos un breve relato de los sucesos más importantes que se dieron en la Escuela Nacional de Jurisprudencia durante el ciclo escolar 1912-1913, de acuerdo a lo que se desprende de los informes de trabajos que constan en el archivo de la Universidad.

Durante el año académico en comento se inscribieron un total de 244 alumnos para la carrera de Abogado y ninguno para la de Agente de Negocios. El Plan de Estudios que se siguió  fue el que se acordó el 19 de enero de 1907. Seguir leyendo

Sailor Moon VS el SOP

sailor moon

Por Deniss Villalobos:

“I won’t let you take advantage of women! Here’s the Mars Power flame of anger!
I’ll punish you in high heels!”

Naoko Takeuchi

¿Sabes qué es el Síndrome de ovario poliquístico? Bueno, yo tampoco lo sabía hasta hace casi dos años, y la verdad es que hoy en día sigo sin estar muy segura de qué es exactamente y por qué pasa. Esto no es un post sobre medicina, tampoco sobre tratamientos alternativos o algo así. Para hablar del tema en términos clínicos recomiendo consultar a un doctor o revisar un par de páginas web donde se hable del síndrome en términos generales; sus síntomas, causas y tratamiento. Aquí solo diré que se trata de un trastorno endocrino y metabólico con probable origen genético que se ve muy afectado por factores ambientales como la nutrición, y que se presenta en casi el 10% de la población femenina. Seguir leyendo

El Chivo y el Oso

renacido

Por Oscar E. Gastélum:

“En estos tiempos en que los literatos parecen haber descuidado sus deberes épicos, creo que lo épico nos ha sido conservado, bastante curiosamente, por los westerns. En este siglo el mundo ha podido conservar la tradición épica nada menos que gracias a Hollywood”

—Jorge Luis Borges

“Dios creó a los hombres, pero Sam Colt los hizo iguales”.

—Refrán popular norteamericano

Tras el incomprensible éxito de la infladísima e indigerible “Birdman”, el artista antes conocido como González Iñárritu regresó a las pantallas del mundo con “The Revenant”, un western invernal con el que nuevamente ha cosechado nominaciones al por mayor y ha recibido un aluvión de críticas positivas mucho más merecidas que las del año pasado. Seguir leyendo

Efemérides

Síguenos:

facebooktwitterrssyoutubeinstagram
  • Paz misterio